De aceituna y buen vino es el nombre de mi pueblo

No hace falta seguir con la letra del fandango que nos cantaba magistralmente el recordado Pepe Pérez Gil. ¡Qué tardes-noches tan estrechas en Quitapesares¡

Aceitunas: todo un mundo de sensaciones, de sabores, de olores, de texturas, de aliños, de colores, de ingredientes. Siglos de tradición gastronómica rodeando, dando forma, transmitiendo cultura, técnicas y caprichos al fruto de nuestros olivos.

Todas al plato, empezando por las manzanillas, en sus variedades sevillana, carrasquera, cacereña o las gordales como huevos chicos de gallina. Pero también se aliñan las lechín, las picuda, las farga, las arbequina, las picual, las blanqueta, las cornicabra, las empeltre y por supuesto las hojiblanca, de hecho supongo que todas las variedades de esta España nuestra.

Todas pueden pasar por las manos de los encurtidores, zajadas o enteras, con hueso o deshuesadas, “machacás” o rellenas de pimiento o anchoa o almendras o cebollas o de lo que a bien tengas en el momento, pues todo le cabe por ese agujero que queda al quitarle el hueso. Enteras, por cuartos, en rodajas. Con sosa o avinagradas, salmuera en suma; aliñadas con ajo, romero, laurel, zanahorias, coliflores o lo que sea costumbre del lugar.

El mejor método para proteger el estómago antes de unas copas merecidas. El mejor rompehielos de una primera cerveza en la barra del bar.

Reúne los cuatro sabores básicos que detecta el paladar, por lo que se puede combinar con lo que la imaginación nos permita. Normalmente verdes, pero también pardas. Las negras, las perlas del Guadalquivir, presente en todo el mundo gracias a su aliado natural: la pizza

¿Martini sin aceituna?, ¡anda ya! Y si las trituramos con cariño: tapenade. ¿Y si la combinamos con naranja amarga y hacemos mermelada?. En Arahal lo hacen, ¡¡uf¡¡

Desde los fenicios estamos sacando rendimiento al olivo. Desde el siglo I estamos comiéndonos las aceitunas. Somos pioneros en la industrialización de la aceituna de mesa desde el XIX. Somos la potencia mundial en producción de aceituna de mesa, pues Andalucía produce el 80% de España y el 17% del mundo.

Y ahora lo mejor: 12 aceitunas tienen unas 40 Kcal. Una manzana de 200 gr 120 Kcal. ¡Eah¡
Desde luego, Palas Atenea hizo buen uso de su lanza cuando creo el olivo. Poseidón se lo perdió creando el caballo, que también se come, pero ya otro día.

Comer aceitunas es bueno para nuestra salud y muy beneficioso para el campo andaluz.